La cera depilatoria es una de las formas más utilizadas para eliminar los vellos en diferentes partes del cuerpo, como la cara, piernas, axilas, ingle y abdomen. Este tipo de depilación es el más común y conocido.

Existen diferentes alternativas para cada tipo de piel, permitiéndole encontrar la opción que más se adapta a ti.

En EscueladeBelleza.com conocerás cada tipo de cera. Entre ellas las frías, calientes, o tibias. A continuación te las damos a conocer:

Las ceras frías:

Son a menudo presentadas en forma de bandas depilatorias. Unos productos muy recomendables porque no ensucian y además pueden tirarse después de usarse. Este puede ser un método idóneo para la depilación durante los meses de verano. Cabe destacar también que hay una amplia variedad de bandas de tamaños diversos para adaptarse a diferentes partes del cuerpo.

ceras

Las ceras calientes:

Las ventajas que aportan las ceras calientes es que abren el poro. Dilatando el orificio del folículo piloso, facilitando la extracción del pelo con su raíz. Es muy eficaz en ingles y axilas sobre todo. Esta cera es de fácil aplicación con espátula y a medida que comienza a secar se amolda al vello.  Lo que ocasiona que se vaya abriendo su poro con el calor que emplea. Por tal motivo es que al retirarla la zona quedará de una vez libre de vellosidad. Los tipos de cera caliente son:

  • Cera negra: Es la que tiene mayor punto de ebullición. Lo que le permite abarcar mayor superficie de depilación sin que se quiebre.
  • Cera vegetal: tiene una base de aceite de palta y resinas vegetales, y es indicada especialmente para pieles sensibles.
  • Cera miel:  La cera de abejas junto a la miel, hacen que esta cera sea de muy fácil aplicación. Pudiendo ser utilizada a muy baja temperatura. Se puede fundir a un punto muy bajo y es sumamente elástica.
  • Cera rosa mosqueta: Se utiliza en todo el rostro. Es adecuada principalmente para depilar cejas, bozo y mentón ya que es reconstituyente.

Las ceras tibias:

Esta cera es una combinación de distintos tipos de resinas y su uso se está haciendo cada vez más popular. Puedes aplicarlo o bien con un roll on o con espátula, el resultado de ambos es similar. Cuando se retira puede ser muy agresivo y un poco doloroso. Ya que los poros de la piel no se abren tanto como con la aplicación de cera caliente.

La aplicación es igual que la cera caliente y después de la depilación se debe aplicar un producto descongestionante. Es una de las opciones más higiénicas, limpias y seguras.

Antes de la depilación recorda que la piel ha de estar seca y limpia. Además es muy aconsejable exfoliar la piel cada 15 días. Y más antes de la depilación, de esta manera obtendrás unos mejores resultados.

¡Usar un guante de crin en la ducha también evitará los pelos encarnado!