A medida que avanzan las etapas de la vida, nuestros hábitos cambian. Pero sobre todo, nuestro piel.  Suele ocurrir a la hora de maquillarse que este marca más las arrugas en vez de disimularlas. Debemos tener en cuenta que no podemos continuar utilizando los trucos de maquillaje de cuando éramos jóvenes.

Es por ello que existen ciertos tips que debes implementar.  La clave está en el momento previo a maquillarnos. La hidratación en las pieles maduras se hace más necesaria que nunca. Lo ideal es dejar el tiempo suficiente para que la crema hidratante se asiente correctamente en la tez antes de aplicar la base de maquillaje.

Es fundamental que utilices productos acordes a tu tipo y edad de la piel para evitar mayores daños. Un punto extra es que tenga algún efecto “anti-arrugas”, sin olvidar un sérum o contorno de ojos que te permita reducir bolsas, líneas de expresión y arrugas en general.

A continuación procede con un buen “primer” o “prebase” que te permita crear una capa en la que se suavicen las líneas de expresión. Los primers ayudan a matificar, reducir poros y reducir líneas de expresión.

Igual de importante es encontrar la base ideal. Esta debe ser de textura fluida para que pueda rellenar todas los relieves que tenga tu piel. Y así, lograr un aspecto fresco y uniforme. El color sea exacto al de tu rostro y colocarla con un pincel te ayudará a cubrir tu cutis de forma uniforme.

Buscá aquellas bases y polvos para pieles maduras que suelen tener mejor textura, alta cobertura y muchas veces están enriquecidas con elementos que a tu piel le hacen bien como vitaminas, minerales o extra humectación.

¿Pero y qué hago con las benditas bolsas debajo de mis ojos?Para atenuar bolsas bajo los ojos, debes aplicar el mismo tono de maquillaje del resto del rostro. Luego se marca la línea bajo la bolsa con un corrector uno o dos tonos más claro para atenuar y restar volumen a la misma. No caigas en el error de aplicar el corrector claro sobre la bolsa, porque de esta forma aumentarás su visibilidad.

Sin embargo con un corrector más claro puedes disminuir las arrugas profundas.  La forma de hacerlo es aplicando pequeños puntos con un corrector fluido e ir difuminando con la yema de los dedos.

Puedes realizar un ligero contorno en la zona de los pómulos para marcarlos.

En los párpados es recomendable utilizar tonos mates. Dado que las sombras brillantes acentúan las arrugas alrededor de los ojos. Lo ideal es aplicar el color sobre los ojos de forma que con el tono de sombra más oscuro se oculte el pliegue descendente del párpado. Es decir que le realizaremos un ligero esfumado de ojos. La máscara de pestañas nos permitirá obtener una mirada más profunda. Es recomendable marcar bien las pestañas desde la raíz y evitar la línea inferior para rasgar más el ojo.

En caso de que las cejas se encuentran muy finas o con poco pelos debemos marcarlas y rellenarlas ligeramente.

En los labios se recomienda un gloss suave que mantenga la hidratación de los labios y aporte algo de volumen. Es mejor dejar afuera los labiales mate y oscuros porque acentúan más las imperfecciones. Es conveniente aplicar un perfilador que ayude a definir el contorno del labio que suele ir desdibujando con la edad.
Para finalizar puedes aplicar colorete. Es preferible siempre optar por colores naturales que aportan un tono saludable al rostro: rosados, melocotones y corales. Nada de tonos marrones, ya que apagan la tez y endurecen sin necesidad el look de maquillaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *