Desde que Bella Hadid marcó tendencia luego de publicar una foto con su nuevo look. Bajo el título de “Regresando a mis raíces”… bajo la técnica de dirty blonde. Este se volvió aun mas popular. Ya que en el 2018 podíamos verlo en ciertas famosas.

El dirty blonde, que significa “rubio sucio”. Se trata de lucir tus raíces oscuras, difuminadas con un marrón claro o rubio oscuro. Mientras que el resto de tu cabello tendrá mechas rubias doradas o cenizas.

El look luce natural porque la raíz va difuminada con un color más oscuro. El detalle está en la raíz difuminada. Que va uno o dos tonos más oscuros que todo el largo de las mechas hasta las puntas, hace la diferencia al crear el dirty blonde. La diferencia es que la raíz deja un contraste muy grande entre los tonos. Y ese detalle se hace a propósito con el tono correcto, y creando un degradado suave.

Esta técnica crea la unión perfecta entre los castaños claros y los rubios ceniza, para que ambos puedan crear un tinte que ayude a que el retoque no sea un dolor de cabeza.

Es de suma importancia tener en cuenta el tono de tu piel al momento de realizarte este proceso. Para que así el rubio de tus cabellos tengan armonía contigo.

El tono puede variar de acuerdo con cada persona. En general, la elección de las famosas es una raíz rubia miel, cuando el resto de las mechas están iluminadas con un rubio dorado. Puedes inspirarte en Selena Gomez en el 2018, quien podría ser la primera en estrenarlo. Pero también Nicole Richie, Suki Waterhouse y Lucy Hale se inspiraron en ella.

¿Quieres saber cual es el mejor truco para elegir el tono adecuado? Como te comentamos analiza en profundidad el tono de la piel para elegir la mejor tonalidad. De esta forma, por ejemplo, las mujeres con la piel clara y amarillenta pueden apostar por los tonos miel y caramelo. Mientras que las morenas amarillentas pueden elegir sin miedo el dorado, pero las opciones no se acaban ahí.

Los retoques no se hacen de manera tan constante en el dirty blonde. Una ventaja es que los retoques de las luces en el cabello se pueden hacer en intervalos mayores de lo normal. Esto sucede porque aunque el color natural más oscuro aparece, se debe de disfrazar. Es una apuesta ideal para quienes prefieren no ir tan seguido al salón de belleza.

Sin embargo no debes olvidar que este es un proceso invasivo. Por lo cual aunque no vayas a la peluquería a realizarte tintes si debes hidratarlo. Lo ideal es hacer hidrataciones una vez por semana o 15 días. Crear un cronograma capilar, y al menos una vez al mes visitar el salón de belleza para que te realicen un tratamiento nutritivo más profundo.