La visión es uno de los sentidos más preciados y quizás uno de los menos cuidados. ¿Cuánto hace que no visitamos un oftalmólogo? ¿Los anteojos son los adecuados o ya sería hora de renovarlos? ¿Tomamos alguna medida para proteger nuestros ojos y no maltratarlos frente a la computadora, la televisión y el celular?

Cada vez son más las personas que sienten sus ojos irritados, fatigados, tienen visión borrosa. Acompañado en algunos casos por dolor de cabeza.¿Los responsables de esto? La gran cantidad de pantallas que nos rodean y estimula nuestra vista en forma constante. Como la retina, tejidos fundamental para la visión, nunca se regenera. Por eso es primordial resguardarla, evitando el desgaste.

¿Cómo podemos protegernos?

Eliminando el resplandor de las pantallas. Esto lo conseguimos bajando los niveles de brillo y luz. Así evitaremos el deslumbramiento que genera el exceso de brillo y que nos lleva a entrecerrar los ojos para ver, tensándolos. En lo posible, no emplear la computadora en ambientes oscuros. Menos con su brillo al máximo ni usar en el celular en la cama dentro de una habitación con luz tenue.

Descansando nuestra vista unos minutos y enfocándola en un objeto lejano al menos por 30 segundos. Lo ideal es, cada dos horas de computadora descansar 15 minutos. No solo por los ojos, también por la espalda, las articulaciones, la postura y el peso. Tomemos pausas para estirarnos y prevenir los efectos adversos de estar inmóvil por mucho tiempo.

Colocando la pantalla de la computadora a una distancia de al menos un brazo estirado y de 10 a 12 cm por debajo del nivel de los ojos. Lo ideal es tener que mirar hacia abajo en un ángulo de 15 a 20 grados. Asegurando así que el párpado cubre más el globo ocular, manteniendo los ojos humectados y sanos.

Parpadeando con frecuencia. Naturalmente, parpadeamos unas 22 veces por minuto. Cuando leemos, unas 15 veces. Frente a la computadora, solo 5 veces. Para protegernos debemos obligarnos a parpadear para el evitar el “ojo seco”.

Evitando usar la computadora en una habitación con luces muy fuertes. Ya sea sobre nuestra cabeza o en las lámparas de escritorio, dado que se reflejarán en la pantalla y lastimaran nuestra vista.

Consumiendo vitamina C, que evita la formación de cataratas. Mientras que la vitamina A ayuda a mejorar la visión en la oscuridad. Y el zinc que contribuye a la producción de melanina, pigmento que protege a los ojos.

Ante síntomas de fatiga visual hay que consultar al oftalmólogo, ya que podemos estar padeciendo el síndrome visual informático como consecuencia del uso prolongado de la computadora. Estos síntomas no son permanentes y disminuyen si dejamos el ordenador por algunas horas. También debemos visitarlo para que sea él quien un recomiende un colirio para ojos secos si consideramos que lo estamos necesitando, o gafas protectoras para usar durante la jornada laboral.

Dediquemos un minuto a pensar qué medidas de seguridad estamos tomando para cuidar nuestros ojos.