El mundo de la moda, y sobre todo el de la Peluquería, se encuentra en constante cambio. Todo se reinventa, todo se renueva. Pocas cosas logran retener su popularidad por más de unos pocos meses. Sin embargo, el corte bob es una excepción notable. Ya que se puede actualizar para adaptarse a una tendencia actual o para lograr un aspecto clásico. Suele ser una excelente opción por su facilidad de peinado. Junto a su bello movimiento al girar la cabeza. Además de que cada profesional puede darle su propio estilo. Desde un bob clásico recto hasta un bob graduado con capas.

Como por ejemplo el Bob clásico. Este tiene la misma longitud alrededor de toda la cabeza y debe enmarcar ligeramente la cara debajo del mentón. Las secciones inferiores son un poco más cortas que las secciones superiores. Lo que hace que el cabello se curve hacia dentro por sí solo.

En cambio el Bob en angulo, tiene el cabello es más corto en la parte posterior y un frente más largo. No tiene capas apiladas en la parte posterior. También enmarca la cara y se enrosca suavemente debajo del mentón.

Mientras que el Bob en capas es esencialmente lo mismo que un bob clásico. Pero tiene muchas capas, textura y cuerpo. En este estilo se pueden utilizar muchos ángulos diferentes.

Un Bob graduado, también conocido como invertido, es muy similar al bob en angulo. Excepto que tiene capas apiladas en la parte posterior. La parte posterior también es más curvada (en forma de herradura) que un línea A. La forma de las capas debe seguir el ángulo del perímetro del corte de pelo, hacia el frente.

Se puede adaptar a una multitud de ocasiones. Con las puntas hacia adentro, el bob se convierte en un peinado muy elegante para un gran evento. Ligeramente despeinado o con suaves ondas, es ideal para el uso diario