Si te fascinan las miradas amplias y las pestañas llamativas,pero no quieres depender todos los días de la máscara de pestañas, debes probar las extensiones. Así como hay cientos de marcas que tratan de imitar el efecto de las postizas, las extensiones son ideales para abrir el ojo y profundizar la mirada.

Se trata de una técnica de «pelo por pelo» que pega pestañas artificiales con cuidado desde la raíz. No es un tratamiento invasivo y la aplicación dura un poco más de una hora, dependiendo de la cantidad de pestañas que se quieran poner. El efecto es inmediato y no volverás a precisar maquillaje!

Eso sí, debes saber que la mantención de estas pestañas conllevan mucho trabajo. Se recomienda no tocarse los ojos y tratar de no mojarlas. Tampoco se puede usar mascara y las especialistas aconsejan no usar productos muy oleosos cerca del párpado, para que el pegamento no se ablande. También hay que peinarlas con un cepillo limpio, para acomodar cada pelo. Si mantienes todos estos cuidados, te duraran un mes. Sin embargo es necesario realizar una visita cada 15 días para el mantenimiento.

El precio de las extensiones van desde los $50 a $100 dolares en adelante. Es importante que consultes qué tipo de técnica usan: puede ser «pelo por pelo» pero hay otros centros estéticos que usan la plancha de pestañas entera. También puede variar por el tipo de pelo que usen: pueden ser mink, seda o cashmere sintético (cada material difiere en brillo, peso y suavidad), y los largos van a estar determinados por tu propia pestaña, para que sea más natural.

Aunque esta es la última tendencia, las extensiones no son el único método para lograr pestañas interesantes. Desde hace un tiempo se practica también la tintura y el arqueado, que duran un promedio de tres meses. Si bien no logran pestañas más largas, sí más llamativas y como si tuvieran puesta máscara, logrando un efecto de ojos más abiertos y mayor profundidad de mirada